Transyt OMM

EspañolEnglish
Inicio Noticias Usar el autobús municipal en Oviedo tiene nuevas reglas

Usar el autobús municipal en Oviedo tiene nuevas reglas

1809_oviedo

El equipo de gobierno aprueba un reglamento de transporte público que regula el acceso a los vehículos con sillas de rueda o carritos y concede la máxima autoridad al conductor.

¿Se puede subir al autobús con un perro asistente? ¿Y con bultos de gran tamaño? Entre un usuario en silla de ruedas y un carrito de bebé, ¿quién tiene que ceder el sitio? ¿Los menores pagan billete? Estas son algunas de las preguntas a las que trata de dar respuesta el nuevo Reglamento de Transporte Público de Oviedo, aprobado el pasado viernes 24 por la Junta de Gobierno municipal.

Se trata de un documento en el que se recogen los derechos y obligaciones tanto de los usuarios de los autobuses municipales como de la empresa concesionaria y el propio Ayuntamiento y supone un importante avance en la regulación de un servicio que utilizan cada año más de 11,5 millones de usuarios. Y es que, hasta ahora, la única regulación era un catálogo de deberes de apenas dos folios aprobado en 1998: «Se pasa de 7 artículos a 55», ha destacado la titular de Infraestructuras, Ana Rivas, durante la presentación del reglamento.

Entre las «cuestiones cotidianas» que regula el nuevo texto se incluye el acceso a los autobuses con menores, personas con algún tipo de discapacidad y embarazadas, carritos infantiles, bicicletas y bultos de mano (no podrá subirse al autobús con bultos mayores de 100x60x25 centímetros). Respecto a las sillas de ruedas y vehículos homologados, estos tendrán preferencia sobre las sillas y carricoches de bebés. Así, si los sitios reservados para ellos están ocupados por dos sillas de ruedas, se prohíbe subir sillas infantiles a no ser que se puedan plegar.

En relación con los menores, los niños de entre 4 y 12 de años tendrán que portar un documento especial que confirme que su billete es gratuito. Los menores de cuatro años no están obligados a portar dicho bono. Por otra parte, Ana Rivas ha indicado que «se deja abierta» la posibilidad de introducir animales de compañía. «Esperaremos a la normativa autonómica para adaptarnos».

El nuevo Reglamento de Transporte Público de Oviedo también refuerza la figura del conductor, que se convierte en la «autoridad» dentro del autobús. «Será el responsable de lo que ocurra y si alguien no cumple las normas el conductor está autorizado para expulsarle o para llamar a la policía», ha explicado la edil, quien ha apuntado que «existía un vacío normativo que un servicio público y de calidad no debe sufrir». Además, el Ayuntamiento dispondrá de inspectores para controlar la actuación de los conductores.

El texto aprobado se someterá a un periodo de enmiendas para luego ser aprobado de manera inicial por el Pleno del Ayuntamiento. Ana Rivas ha afirmado que luego habrá un periodo de alegaciones y que será aprobado por el Pleno definitivamente en un plazo mínimo de 3 meses.

Lea la noticia completa aquí

 

Acceso miembros



Boletín de Noticias Mensual