Observatorio de la Movilidad Metropolitana (OMM)

Zaragoza. – El tranvía de la ciudad prueba en dos convoyes un sistema de iones para eliminar el coronavirus del aire.

Se pretende que este otoño toda la flota disponga de esta tecnología, que permite actuar contra las partículas en suspensión, y que se denomina Ionización bipolar por punta de aguja.

Es una tecnología que ya existe y que se suele utilizar en algunas industrias, como en la alimentaria, para eliminar las bacterias, hongos, virus, patógenos y otras partículas del aire y evitar que afecten al producto.

Pero apenas se ha usado para neutralizar las partículas del virus COVID-19. Esta técnica ha pasado con éxito las pruebas de laboratorio y, la SOCIEDAD DE ECONOMIA MIXTA LOS TRANVIAS DE ZARAGOZA lo está testando actualmente en dos convoyes. Por ahora, se está demostrando como un método «más eficiente» que los filtros para este tipo de medio de transporte y, si todo sale como se espera, antes de que acabe el año podría estar implementado en toda la flota.Los sistemas de ionización se colocan en las salidas del aire acondicionado. En este caso, se están utilizando cuatro en cada convoy, dos por cada salida de aire, adquiridos a la empresa especializada Tayra. Los iones liberan una carga electroestática que atrae a las partículas y ayuda a aglomerarlas, es decir, a unirlas formando una especie de racimo. Así, se incrementa su tamaño, lo que facilita su filtrado y permite que desciendan al suelo a más velocidad, evitando que queden suspendidas en el aire. Además, reducen los malos olores, el humo y el polen, entre otros, pero lo más importante es que inactivan los patógenos nocivos para la salud, como es el caso del coronavirus.

«Hemos analizado distintas tecnologías y esta es una solución a largo plazo que nos parece acertada», explica la gerente de la SEM, Ana Moreno, que cuenta que se trata de una opción «pionera» que ya están utilizando en países como Estados Unidos y Japón y, recientemente, en instituciones españolas como el Tribunal Constitucional.

El objetivo es seguir trabajando para «generar una zona de bajo riesgo» en el interior de los tranvías, aunque esto es algo, incide Moreno, que no se logra solo con este nuevo sistema, sino que es «la suma de muchas otras acciones» que ya se han implementado. Menciona medidas como el incremento de la limpieza y la desinfección, los dispensadores de hidrogel y los carteles informativos. Todo ello, para «incrementar la confianza y la tranquilidad» de los usuarios, que todavía son un 30% menos de lo que era habitual antes de la pandemia.

Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ES