Observatorio de la Movilidad Metropolitana (OMM)

La ciudad catalana de Reus tendrá un sistema de bicicleta pública compartida.

El proyecto, definido en el Plan de Acción Municipal 2021-2023, prevé empezar a ser una realidad en el año 2023.

El Ayuntamiento de Reus ha encargado el estudio a la empresa municipal Reus Movilidad y Servicios, que plantea ofrecer un servicio de 24 horas diarias con la atención centralizada desde el Centro de Control, desde donde se gestiona la red de parkings municipales y el servicio de transporte urbano.

En enero de este 2021, se firmó un convenio con el Ayuntamiento de Girona y, desde Reus Movilidad y Servicios ya se ha elaborado un estudio previo para la implantación de la bicicleta compartida.

La voluntad del Ayuntamiento con el encargo en Reus Movilidad y Servicios, es definir un modelo propio que se gestione desde la empresa municipal, con la experiencia tecnológica y de recursos humanos que ya trabaja con los parkings municipales o los autobuses urbanos. Uno de los modelos de referencia para la bicicleta compartida de Reus es el de la ciudad de Girona, donde han diseñado y adquirido las piezas de las bicicletas y de los anclajes, con el objetivo de hacer con recursos propios la instalación y el montaje de las bicicletas y las estaciones.

Reus Movilidad y Servicios podría ofrecer un servicio de 24 horas diarias, con una docena de estaciones en una primera fase y entre 150/200 bicicletas. Tanto el número de estaciones como el número total de vehículos, se iría incrementando a partir de la puesta en marcha del servicio. Las estaciones o puntos de recogida de bicicleta se pondrían primero en las zonas más densas y con usos diversos para llegar gradualmente a la periferia de la ciudad.

Aún falta concretar cómo serán las bicicletas, lo que sí se puede decir es que se ha descartado que sean eléctricas para el tamaño de la ciudad y la orografía del terreno. La experiencia en sistemas similares indica que la media de uso de la bicicleta compartida tiene una duración de 15 minutos, con un recorrido de unos 2,5 kilómetros.

Se estima que el coste aproximado anual puede ser de 385.000 euros incluyendo la infraestructura -estaciones y bicicletas-, los vehículos para trasladar las bicicletas de un punto a otro, la creación de 4 puestos de trabajo y los gastos de mantenimiento.

Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ES