Observatorio de la Movilidad Metropolitana (OMM)

Barcelona se fija como objetivo reducir los desplazamientos en coche un 25% antes de cuatro años

1020_BNA

El Plan de Movilidad Urbana busca doblar los trayectos en bici y aumentar los que se hacen a pie y en transporte público.

Barcelona lleva tiempo diciendo que hay que reducir la presencia de los coches en la ciudad, para reequilibrar su presencia en el espacio público y luchar contra la contaminación. El Plan de Movilidad Urbana (PMU) del Ayuntamiento presentado este martes pone cifra a esta disminución: se fija como objetivo reducir en 2024 un 25% los desplazamientos en coche privado (500.000 al día, de un total de casi 8,5 millones de trayectos). En paralelo, el plan pretende doblar los trayectos en bicicleta, incrementar un 16% de los que se hacen en transporte público y un 7% los trayectos a pie. El resultado previsto es que el 82% de los desplazamientos se engloben en la movilidad sostenible (ahora son el 74%) y solo el 18% en coche (ahora representa el 26%). La presentación del PMU llega en plena polémica por las actuaciones del gobierno de la alcaldesa Ada Colau para ampliar carriles bici, zonas peatonales o terrazas de bares a costa del espacio para el coche.

Entre las actuaciones previstas en el PMU figuran peatonalizar 32 kilómetros de calles, eliminar obstáculos de las aceras (motos y bicis aparcadas y palos de servicios como la luz o el teléfono), crear 70 kilómetros más de carriles bus, un 40% la red de carriles bici, o que las plazas de aparcamiento de pago pasen de ser el 60% al 90%. El documento también habla de extender las calles con máximo de 30 kilómetros por hora a toda la ciudad, salvo vías concretas, para aumentar la seguridad.

El plan, presentado durante la reunión del Pacto por la Movilidad, tiene una mirada metropolitana y contempla también extender las conexiones para bicicletas entre municipios, potenciar la intermodalidad en las estaciones o extender los sistemas de moto o bici compartida fuera de la capital.

El PMU también propone la regulación del reparto de mercancías: creando plataformas en cada distrito, estudiar la implantación de una tasa Amazon para las grandes operadoras de comercio on line, o explorar la distribución nocturna. Las tres responsables municipales han recordado que la propuesta de PMU se suma a medidas ya en marcha como la Zona de Bajas Emisiones o la Declaración de Emergencia Climática, y que hay en estudio actuaciones más drásticas, como un peaje de acceso a la ciudad.

El PMU toma como base los datos más exhaustivos disponibles, que son de 2018. Una de las proyecciones que hace es que los desplazamientos diarios pasarán de ocho millones al día a 8,4 millones. A partir de aquí, contempla mantener y aumentar ligeramente la cuota modal de los trayectos a pie (del 34% al 35%); incrementar la cuota modal del transporte público del 35/ al 41% de los desplazamientos. Y que la bicicleta salte de un 2,3% a un 5% del total de trayectos. Contra todos estos aumentos, el coche pasaría del 26% de la cuota modal a solo el 18,5%.

Durante la reunión del Pacto por la Movilidad, los partidos de la oposición han exigido que cualquier medida se tome con consenso. Desde entidades que fomentan la movilidad sostenible como el BACC, se ha afeado al Ayuntamiento que hable de reducir los coches justo en día en que la ciudad no se ha sumado al Día internacional sin coches. En el lado opuesto, los representantes del Gremio del Motor han recordado que varios colegios y entidades acaban de crear una Plataforma pro Movilidad Libre.

Lea la noticia completa aquí

Leave a Comment

Your email address will not be published.

en_GB